First
Evaluación
Planificación de prueba escrita
¿Cómo construir una prueba escrita? ¿Cuál es la forma más adecuada? ¿De qué manera se resguarda la justicia y la objetividad de la corrección? ¿Qué criterios debo considerar? Estas son algunas de las preguntas que surgen a la hora de construir este tipo de instrumentos de evaluación. Aquí te damos algunas pistas.

En el contexto de la evaluación, las pruebas constituyen el material de recopilación de información sobre el proceso de enseñanza-aprendizaje, que permite determinar el factor de logro de los estudiantes frente a un objetivo establecido previamente.

En este sentido, las pruebas son "instrumentos técnicamente construidos que permiten a un sujeto, en una situación definida (ante determinados reactivos o ítems), evidenciar la posesión de determinados conocimientos, habilidades, destrezas, nivel de logros, actitudes, características de personalidad, etc. Son instrumentos que permiten apreciar una variable, tal como es definida por la misma prueba o instrumento" (García Ramos, 1994:81).

En los procesos de evaluación se suele distinguir entre pruebas externas y pruebas internas. Las pruebas externas son instrumentos estandarizados y referidos a una norma, p.e., la prueba SIMCE, PSU, PISA, TIMMS. Su focalización es, por consiguiente, general, pues están dirigidos a grandes cantidades de estudiantes (en algunos casos, son pruebas censales, es decir, aplicadas a toda una población en cierta fase de su proceso educativo, como SIMCE 2º Básico, 4º Básico o II Medio, por ejemplo). Las pruebas internas, en cambio, están construidas sobre la base de criterios, p.e., las pruebas que se elaboran al interior de una escuela, para determinado subsector, y que guardan una directa relación con el desarrollo y tratamiento de los contenidos y objetivos al interior de dicha unidad educativa. Por lo tanto, su focalización es mucho más cercana al trabajo cotidiano desarrollado con los estudiantes, pues intentan registrar con precisión determinadas fases del proceso. A su vez, las pruebas internas pueden subdividirse en pruebas objetivas y pruebas de ensayo. Las pruebas objetivas poseen una estructura técnicamente definida, y por tanto, son mucho más cercanas a las pruebas referidas a norma, pues deben ser construidas siguiendo una secuencia metodológica muy exhaustiva y precisa. Corresponden, por ejemplo, a pruebas por nivel para un liceo o escuela completo, o a evaluaciones de una escala mayor (comuna, asociaciones de establecimientos, regiones, etc.). Las pruebas de ensayo (o pruebas de desarrollo, o, simplemente, pruebas escritas) son los instrumentos de evaluación tal vez más utilizados en el trabajo de los profesores. Se trata de instrumentos que pueden registrar con mucha más precisión los detalles internos del proceso de enseñanza-aprendizaje, situación que no es contemplada en las pruebas referidas a norma, dado su carácter masivo y generalizado. Si tuviéramos que efectuar una comparación con instrumentos ópticos, podríamos decir que las pruebas referidas a norma o externas corresponden a telescopios, mientras que las pruebas referidas a criterios o internas corresponden a microscopios.

Para el caso específico de nuestro modelo educativo, lo aconsejable en la preparación de las pruebas escritas sería tener en consideración tanto al Marco Curricular como a los Programas de Estudio de cada subsector, ya sean estos los que entrega el Ministerio de Educación, aquellos programas adaptados por los liceos o escuelas, o bien los programas propios que cada establecimiento puede desarrollar.

De este modo, podría construirse una tabla como la siguiente:


En esta tabla se incluyen dos casilleros en el margen izquierdo: Marco Curricular y Programa de Estudio. Mientras el Marco Curricular atiende a la generalización del proceso de enseñanza-aprendizaje a nivel nacional, el Programa de Estudio intenta focalizarse en las situaciones didácticas que traducen los OF/CMO a situaciones reales de aula. Hay que considerar que el orden de los componentes en estos dos documentos es diferente:

  • En el Marco Curricular aparecen primero los Objetivos Fundamentales (OF) y luego los Contenidos Mínimos Obligatorios (CMO). Los OF son definidos como: "(…) las competencias o capacidades que los alumnos y alumnas deben lograr al finalizar los distintos niveles de la Educación Media y que constituyen el fin que orienta al conjunto del proceso de enseñanza-aprendizaje" (Objetivos Fundamentales y Contenidos Mínimos Obligatorios de la Educación Media, 1998:7). Los CMO, por su parte, "(…) corresponden al conjunto de saberes conceptuales y capacidades de desempeño práctico (conocimiento y práctica de procedimientos), que requieren aprender las alumnas y alumnos y que son definidos en cada sector y subsector como necesarios para alcanzar los objetivos fundamentales. Los contenidos apuntan a tres grandes categorías de aprendizaje: conocimientos, habilidades y actitudes" (Objetivos Fundamentales y Contenidos Mínimos Obligatorios de la Educación Media, 1998:8).
  • En los Programas de Estudio, este orden se invierte, pues aparecen en primer lugar los contenidos (que son las derivaciones didácticas y pedagógicas de sus equivalentes del Marco Curricular) y luego los aprendizajes esperados (que son la traducción de los OF del Marco Curricular). Los aprendizajes esperados, por lo tanto, instalan en la práctica didáctica y pedagógica cotidiana los Objetivos Fundamentales que operan en el largo plazo, en lapsos mucho más acotados y definidos por las actividades que se asocian con ellos.
  • En la tabla apreciamos que los OF, los CMO, los contenidos y aprendizajes esperados incluyen verbos en su formulación, y, por lo tanto, hacen referencia a ciertas acciones a desarrollar. Dichas acciones pueden ser organizadas de acuerdo a algún modelo (Bloom, Guilford, Gardner - http://contexto-educativo.com.ar/2001/1/gardner.htm -, por ejemplo), pues cada una de ellas representa una habilidad cognitiva susceptible de ser entendida en un continuo de desarrollo desde lo más básico y elemental (conocer, en la taxonomía de Bloom), hasta lo más complejo y sofisticado (evaluar: principalmente, emitir juicios, opinar, valorar, apreciar, comparar, relacionar, proponer comentarios que revelen el proceso de metacognición utilizado por los estudiantes).
  • Hay que recordar que la relación de los OF y de los CMO en el Marco Curricular no es de uno a uno, sino que a un CMO pueden corresponderle distintos OF, y a la inversa, a un OF pueden corresponderles distintos CMO. Esta misma relación se establece en los Programas de Estudio, pues a un contenido puede asignársele distintos aprendizajes esperados, y al revés, a un aprendizaje esperado, pueden correlacionarse diferentes contenidos. Esto significa que en la elaboración de una prueba escrita habrá que seleccionar qué OF y qué CMO, asociado(s) a qué contenido(s) y a cuál(es) aprendizaje(s) esperado(s) deben ser tenidos en cuenta para producir la evaluación. La respuesta dependerá de varios factores: cantidad y profundidad de los contenidos revisados con los estudiantes, cantidad de actividades asociadas a esos contenidos, focalización en el desempeño de alguna habilidad cognitiva, etc.).
  • En consecuencia, la preparación de una prueba escrita debería tener en cuenta estas condiciones, pues es la oportunidad de constatar cómo y cuánto han aprendido los estudiantes, tanto en el plano general (Marco Curricular), como en el plano particular (Programas de Estudio, tratamiento en sala de clases).
  • Por tratarse de pruebas de desarrollo, existen distintos métodos y modelos para asegurar que la evaluación cumpla con los objetivos y propósitos que declara (ver pregunta abierta o de ensayo, comparación de pruebas objetivas y de repuesta abierta, niveles cognoscitivos del contenido de una prueba, corrección de la pregunta abierta).
  • En los Programas de Estudio se incluyen sugerencias de Evaluación, que recogen el cruce metodológico de los contenidos y los aprendizajes esperados mediante una actividad específica, que cuenta con indicadores de evaluación (ver indicadores). Los indicadores pueden ser genéricos (aquellos que describen los desempeños de una unidad o subunidad completa) o individuales (referidos a una actividad, un(os) contenido(s) y un(os) aprendizaje(s) esperado(s)).
  • Finalmente, si bien es cierto el ejemplo muestra el desarrollo propuesto como un ejercicio para Lengua Castellana y Comunicación, la tabla puede adaptarse a los demás subsectores, entendiendo que cada uno de ellos posee características propias que lo diferencian y distinguen desde el punto de vista de sus modelos pedagógicos y disciplinarios. En Matemática, por ejemplo, a diferencia de lo que ocurre en Lenguaje y Comunicación, la relación entre los CMO del Marco Curricular y los contenidos de los Programas de Estudio está marcada por una secuenciación de procesos de orden lógico-matemático, que no pueden ser alterados en su jerarquía. Los contenidos de los Programas de Estudio, casi en la mayoría de los casos, son la reproducción casi textual de los CMO del Marco Curricular. En Lenguaje, en cambio, los contenidos de los Programas de Estudio, amplifican y diversifican los CMO del Marco Curricular. La equivalencia en el tratamiento de estos componentes para la elaboración de las pruebas escritas, entonces, no es idéntica en todos los subsectores, y a la hora de realizar la planificación, estas diferencias deben ser consideradas como constitutivas de la especificidad de cada subsector, y en consecuencia, respetadas como tales para la elaboración de los instrumentos.

Tabla de especificaciones de una prueba
Asignaciones de puntajes
Bibliografía
Sitios relacionados
Planificación de prueba escrita