First
Evaluación
Evaluación y calificación
Evaluar, al contrario de lo que muchos creen, no siempre equivale a poner una nota. Calificar es una posibilidad de la evaluación, pero no la única. Te invitamos a profundizar este tema en el presente artículo.

La evaluación, tal como hemos visto, forma parte de un proceso continuo, que sólo es segregable desde una perspectiva metodológica. La evaluación, por lo tanto, es el conjunto mayor del que puede emerger la calificación. Ésta es la transformación de los criterios cualitativos en criterios cuantitativos. La cuantificación se puede expresar en notas (de 1 a 7, de 1 a 10, etc.), en conceptos (deficiente, regular, bueno, muy bueno, excelente, etc.), en escalas de puntajes (285 puntos SIMCE, 512 puntos PSU, 480 puntos PISA, etc.), en porcentajes (37%, ½, ¼, etc.), o en cualquier otra escala de medición que signifique ordenación jerárquica de los resultados, que pueden ser interpretados de modo ascendente o descendente, es decir, hacia arriba o hacia abajo en la escala de medición.

La tradición consigna el rango superior de la escala a la acreditación de la adquisición de un contenido, habilidad, competencia, u otra conducta susceptible de ser medida y calculada mediante este procedimiento. Por el contrario, aquellos individuos que se concentran en el rango inferior no acreditan la adquisición del contenido, habilidad, competencia, etc.

Se trata, por lo tanto de dos espacios metodológicos firmemente interconectados: la calificación depende del marco de evaluación en el que esté inserta. Como el marco de evaluación es, por su parte, una interpretación (epistemológica y didáctica) de la realidad, la calificación es, por consiguiente, la traducción de esa interpretación a un código de comunicación estandarizado, presuntamente objetivo, y convencionalizado institucionalmente. Así por ejemplo, en Chile calificamos a nuestros estudiantes con una escala de notas de 1 a 7; en Estados Unidos, en cambio, los docentes usan una secuencia de letras: A, B, C, D, las cuales a su vez se pueden dividir en A + ó A-, o en A 1, A 2, etc.

La calificación, por lo tanto, puede ser vinculada con los distintos momentos de la evaluación. Si atraemos el cuadro resumen sobre evaluación e insertamos la calificación en él, obtendremos la siguiente tabla:


Como un ejemplo de transformación de evaluación en calificación, ver en la página siguiente los criterios de evaluación del programa de estudio de Lengua Castellana y Comunicación para el IV año medio diferenciado:

1.2.Indicadores para la evaluación de habilidades de producción de textos (hablar, escribir):

  • Proponen interpretaciones de los rasgos caracterizadores de los textos en su dimensión identitaria.
  • Redactan textos de intención literaria o no literaria en los que se exhiban los rasgos caracterizadores de la dimensión de comprensión del tema identitario: niveles de la identidad.
  • Organizan mesas redondas, debates y otras actividades de carácter oral, en las que se expongan algunos de los rasgos caracterizadores de la dimensión de comprensión del tema identitario.
  • Crean o recrean distintas situaciones orales y/o escritas en las que se aprecie explícitamente el tratamiento del tema y su vinculación con los OFT de formación ética y/o la persona y su entorno.

A fin de generar un conjunto de criterios homogéneos y estandarizados para la evaluación de las habilidades de expresión oral, a continuación presentamos un cuadro que permite visualizar estas habilidades mediante una serie - susceptible de adaptación y/o modificación - de indicadores a observar:


Esta tabla de cotejo puede ir acompañada de la siguiente distribución de niveles de actuación lingüística:


Esto significa que cada una de las variables de la Tabla de cotejo puede ser calificada en alguno de los tres niveles de actuación, mediante la asignación de una escala de puntaje que fluctúa entre 1 punto y 6 puntos, según el desempeño. Por lo tanto, los rangos mínimos y máximos serán 10 puntos y 60 puntos, respectivamente.

Para discriminar entre los distintos niveles de puntaje, es dable observar la ocurrencia o ausencia de las variables indicadas, o si se prefiere, las faltas o aciertos para cada una de ellas.

Finalmente, una tabla de equivalencia de puntaje a calificación, permite asignar una "nota" al trabajo presentado:


(Lengua Castellana y Comunicación. Programa de Estudio Cuarto Año Medio. Formación Diferenciada. Mineduc, Santiago, 2002, pp. 31-32; también en: http://www.mineduc.cl/planesprog/cgi/listado_cientifico.pl?archivo3=37)

Momentos de la evaluación
Indicadores de evaluación
Evaluación y calificación
Diversidad de instrumentos de evaluación
Bibliografía sobre el tema
Enlaces sobre evaluación
Evaluación en el contexto escolar: finalidades y funciones