1823      Anarquía o Período de ensayos constitucionales
   Abolición de la esclavitud en Chile
   Constitución Moralista de 1823
   Primeras tendencias políticas
   Freire es elegido Director Supremo
   Bernardo O'Higgins abdica
Primeras tendencias políticas
El gobierno de Bernardo O'Higgins sufre criticas de diversa índole que progresivamente se asocian a diferentes grupos de poder. Una parte de la aristocracia no está conforme con algunas de las reformas implantadas, ya que atentan contra sus privilegios; para otros, el financiamiento de la guerra y del Ejército Libertador del Perú, estaría ocasionando graves problemas económicos; otros consideran que O'Higgins gobierna de manera muy centralista provocando la marginación de las provincias, las que exigen mayor representatividad.

Estos reclamos van tomando forma política, hasta que durante el gobierno de Ramón Freire, en particular en el último período, es posible distinguir a los siguientes sectores políticos: un primer grupo de carácter conservador, que se resiste a desprenderse de sus privilegios como los títulos nobiliarios, la influencia eclesiástica en las decisiones políticas, siendo más cercanos al sistema social y cultural de tipo colonial terrateniente y que se oponen a las reformas liberales. Son denominados por sus adversarios como "pelucones", ya que se les asocia a las antiguas cortes europeas. Muchos de ellos habían sido realistas durante la guerra de independencia, y aunque no son todos abiertamente antirrepublicanos, piensan que lo que se necesita es un gobierno fuerte, autoritario, conservador y jerárquico. Un segundo grupo liderado por Rodríguez Aldea son los "o'higginistas" que coinciden con el primer grupo respecto de las características fuertes del gobierno y aspiran a traer desde el exilio a O'Higgins para que reasuma el mando de la nación. Igualmente en una línea conservadora, existe un bando pequeño en número pero muy influyente, especialmente en las provincias, denominado los "estanqueros", y constituido por comerciantes ricos cuyo principal representante es Diego Portales. Ellos demandan un gobierno estable y que mantenga el orden para llevar a cabo sus actividades comerciales. Su nombre proviene del estanco del tabaco, es decir, de la exclusividad que estos comerciantes tienen para importar este producto desde el extranjero. El Estanco se lo había concedido el Estado, en 1824, a la casa comercial Portales, Cea y Cía., con el compromiso de ir pagando la deuda que el gobierno de Chile había contraído con Inglaterra. Pero al no cumplir con el contrato, en 1826, el mismo gobierno finaliza el convenio con la casa comercial, provocando la ira de Portales que culpa del fracaso a la inestabilidad política y al desorden social.

Los representantes de la tendencia liberal constituyen un cuarto grupo, imbuidos por las ideas ilustradas, piensan que la organización del Estado debe tener un claro carácter republicano, muchos de ellos eran moderados como Freire y Francisco Antonio Pinto, pero otros, los denominados "pipiolos" (persona joven e inexperta) por sus adversarios, son efusivos y radicales a la hora de plantear sus reformas, constituyendo el ala más joven de la aristocracia y más preocupada de crear una clase ciudadana y soberana. Los pipiolos dominaron la escena política los últimos años de la década del 20, pero a partir de la guerra civil de 1829 quedan neutralizados por los conservadores. Finalmente, muy cercano a los pipiolos, hay un grupo denominado "federalistas", que promueve un sistema independiente para las provincias, un modelo semejante al de Estados Unidos. Lógicamente la mayor parte de los miembros de este sector proviene de Coquimbo o Concepción, y alcanzan su máxima expresión en la Constitución de 1826, sin embargo, en la práctica ésta no llega a consolidarse y es rápidamente revocada.
ir a cronologia del periodo