Fomento Lector | Educarchile

Artículo

La literatura infantil y juvenil como herramienta para reflexionar sobre inmigración

La inmigración resulta un tema ineludible a nivel país. Es por ello que se torna fundamental vislumbrar los modos en que la educación nos puede ayudar a reflexionar sobre el tema. El presente artículo indaga en torno a cómo la literatura infantil y juvenil contemporánea puede colaborar con este reto y del mismo modo, se recomiendan algunos títulos editados disponibles hoy.

Chile cuenta con una diversidad cada vez más grandes de inmigrantes. Frente a esta situación es importante detenernos en el potencial que tienen muchas manifestaciones de la literatura infantil y juvenil, que logran propiciar un diálogo profundo y transversal. Desde hace un tiempo la LIJ ha tomado el tema de la migración y lo ha trabajado desde diversas maneras, en las cuales vale la pena detenerse. Son libros de un espesor notable. De la misma manera, sabemos que muchas de las personas que llegan al país tienen un conocimiento básico del español, por lo que se vuelve fundamental trabajar con materiales que permitan una amplia gama de interpretación, sin el uso de las palabras como los son los libro álbum sin palabras.

Libros recomendados por edades

Desde los 6 años
- La otra orilla / Marta Carrasco (Ediciones Ekaré, 2007).
- Eloísa y los bichos / Jairo Buitrago y Rafael Yockteng (El Jinete Azul, 2012).
Desde los 8 años
- Madlenka / Peter Sis (Lumen, 2002).
- Migrar / José Manuel Mateo y Javier Martínez Pedro (Kalandraka, 2012).
Desde los 12 años
- La Isla / Armin Greder (Lóguez, 2003)
- Soldadito de plomo / Jörg Müller (Lóguez, 2005).
Desde los 14 años
- Emigrantes / Shaun Tan (Barbara Fiore, 2007).

Libros como herramientas para una educación multicultural

De un tiempo a estar parte, Chile ha comenzado a adquirir más consciencia sobre una realidad nacional palpable: la inmigración. Según el Informe del Observatorio Iberoamericano sobre Movilidad Humana, Migraciones y Desarrollo (OBIMID), “en 12 años se duplicó el porcentaje de población migrante con respecto a la población nacional”. Se trata, por tanto, de una realidad cada vez más presente en las aulas del país. Es por eso que se vuelve importante tener disponibles prácticas educativas inclusivas, que permitan colaborar de manera efectiva en este nuevo contexto. Es un reto educativo que está presente en la Ley General de Educación (2009), la cual fijó el principio de interculturalidad, “que consagra el reconocimiento y la valoración del individuo en su especificidad cultural y de origen, en consideración de su lengua, cosmovisión e historia”. 

Es, en ese eje, que en 2009 Educarchile propuso una serie de artículos en torno al desafío de generar una educación multicultural para la inmigración. Sin embargo, el panorama educacional exige una mirada hacia herramientas como la literatura, dado que es “un instrumento privilegiado para articular la conjugación de identidades culturales de cada persona” (Teresa Colomer). Mediante los libros se pueden propiciar relaciones dinámicas entre diversas culturas y asentar un contexto de horizontalidad para diálogos fructíferos. Para generar ese diálogo es fundamental tener presente materiales que logren impactar de manera diversa en las y los alumnos. Son necesarias obras que puedan otorgarle tanto a los recién llegados espacios desde los cuales reconstruir su propia identidad, pero también lugares desde donde establecer un diálogo valioso con los demás.

Libro álbum y migración


En ese contexto, la literatura infantil y juvenil se vuelve un recurso infalible. El año 2007 se publicó en Chile un libro fundamental: La otra orilla de Marta Carrasco. Una obra en la cual todo lector puede encontrar reflexiones simples pero significativas sobre la tolerancia y valoración de las diferencias del otro. Así mismo, la producción contemporánea del libro álbum no ha estado ajena a este desafío. Hay muchos libros que colaboran en pos de propiciar una consciencia más abierta que les permiten, tanto a adultos como a niños, ampliar su mirada y entender los procesos por los cuales pasan quienes llegan a un país. Son varios los libros que merecen ser mencionados pero proponemos un universo pequeño poro diverso: Migrar, Eloísa y los bichos, Madlenka y La Isla. Cada uno de estos libros es, a su manera, un prisma nuevo por donde intercambiar perspectivas y compartir vivencias.

El lenguaje universal de los álbumes sin palabras

A pesar de la rica variedad presente en la oferta del hoy, es consabido que muchas veces los alumnos con los cuales se enfrenta el docente en el aula no manejan bien el español. Es por eso que se vuelve fundamental revisar libros que no tienen palabras, libros álbum que están enraizados desde la visualidad. Según la investigadora Evelyn Arizpe, el libro álbum sin palabras es un potencial para “apoyar el desarrollo de un niño de una forma significativa, no sólo como lector sino también como ser humano porque le proporciona un espacio flexible en el cual imaginar, reflexionar y crecer en su entendimiento tanto de la palabra y la imagen, como de sí mismo y los demás”.

Libros como Emigrantes o El soldadito de plomo comunican solamente mediante la imagen y esto permite que muchos lectores puedan reconfigurar la historia que narran desde su propio prisma. Así se abre el espectro de la comunicación sin la necesidad de utilizar palabras y por tanto, el entendimiento. Leyendo libros como los mencionados se rompen las primeras barreras culturales que tiene un inmigrante (el lenguaje). Es, desde ese lugar donde se puede lograr una educación inclusiva y multicultural. Son los libros como estos los que permiten reflexionar y ser compartidos con los y las alumnas para así poder entrar en diálogo sobre la difícil tarea de vivir fuera de casa.

Más información:

Autor:
educarchile

Nuestros Socios

  • Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas
  • Plan Nacional de la Lectura