educarchile - Portada

Ingreso

Usuario registrado

EducarChile - Entrevista Educativa - Gestión, docencia y comunidad escolar

sistema educativo y

política pública

Competencias educación Técnico Profesional

José Weinstein conversa con Nina Billorou acerca de la rápida evolución de las competencias laborales, la conjunción entre competencias transversales y disciplinares, la contextualización de las mismas y la necesidad de un proceso continuo de actualización vinculado con el mundo del trabajo.

» Entrevistado/a: Nina Billorou, especialista en formación y gestión por competencias. Consultora de la OIT/Cinterfor y CIF/OIT.

» Descarga el currículum del entrevistado (PDF)

» Descarga una presentación del entrevistado (PDF)

» Descarga un extracto del libro "Enseñar a trabajar" de Nina Billorou (PDF)

TEMA Y CONTEXTO

En entrevista con educarchile, la experta uruguaya y consultora de la OIT reflexiona sobre los desafíos que debe enfrentar hoy la educación técnico profesional, poniendo énfasis en la necesidad de un continuo proceso de actualización vinculado con el mundo del trabajo.

“Hay que reaccionar a la obsolescencia de los conocimientos y no crear estructuras rígidas que rápidamente resulten inadecuadas”, dice Nina Billorou, especialista en la formación y gestión por competencias, y consultora del Centro Interamericano para el Desarrollo del Conocimiento en la Formación Profesional (Cinterfor), perteneciente a la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Billorou, quien posee una larga experiencia asesorando a instituciones de formación, ministerios, organizaciones de trabajadores y de empleadores, diversos programas sociales y empresas del sector tanto público como privado, profundizó junto a José Weinsteinsobre los puntos claves a considerar para una verdadera y eficiente actualización de la educación técnico profesional.

En la actualidad, explica, la formación inicial ha pasado a ser sólo una base, los cimientos en que se construirán una enorme cantidad de otros conocimientos futuros que el trabajador irá necesitando a medida que se desarrolle en el mundo laboral: “Hoy las trayectorias de los trabajadores son muy sinuosas, diversificadas. En lo que trabajamos no es siempre en lo que nos formamos y vamos cambiando, recreando nuestra formación, y eso requiere estar continuamente aprendiendo”.

Bien lo sabe la experta uruguaya, cuya formación inicial es como profesora de francés. En el contexto actual, agrega, lo que se le pide a los trabajadores para entrar y mantenerse en el mundo laboral son competencias de empleabilidad. A las empresas lesinteresa que los trabajadores tengan una base (de competencias), ya que lo específico lo forman ellos después, en el mismo trabajo. Lo más importante para los empleadores es que los jóvenes vengan con una serie de competencias blandas, más asociadas a lo conductual, que ellos no son capaces de formar. Eso, dice Billorou, es lo que necesitan que hagan las instituciones educativas.


Desarrollar las competencias blandas

Uno de los grandes desafíos que enfrentan hoy las instituciones de educación técnico profesional es incorporar el aprendizaje de competencias más transversales en las que, hasta ahora, no han sido expertos. El trabajo en equipo, el desarrollo de las comunicaciones, la flexibilidad y hasta la capacidad de desarrollar sus propias oportunidades de empleo son elementos que están teniendo un rol clave para la contratación de personas. Frente a la “perplejidad de las instituciones frente a estos cambios”, Billorou explica que debe haber un “cambio de chip en la educación”.

“Las competencias blandas no son asignaturas ni contenidos específicos, estás se forman a través del desarrollo de procesos”, afirma. Esto, agrega, requiere de un trabajo transversal a las distintas especialidades, donde a través proyectos, y en la resolución de situaciones vinculadas al ambiente laboral, se puedan aplicar estas competencias adecuándolas a las distintas áreas sectoriales.

Por supuesto, hacerlo requiere cambios. Trabajar de otra manera, apostando a una integración en las propuestas y el currículum, fomentando el trabajo de equipos docentes, lo que implica una reorganización de la propuesta formativa. “Hay que dar vuelta la lógica en que las instituciones se mueven”, dice Billorou. Lo esencial es apuntar a las competencias que se necesitan a nivel país.

Un proceso que sin duda requiere de tiempo y trabajo, pero que Billorou cree posible. “Hay varios países europeos donde encontramos experiencias interesantes”, dice, aunque reconoce que aún es difícil medir los avances. Por esta misma razón, hace hincapié en que, lo más importante, es que “cada vez más se aprende en diferentes espacios y momentos de la vida, no sólo en las instituciones formativas”. Algo que se debe empezar a valorar y reconocer.


Lee aquí el artículo Nina Billorou: "Es más fácil desarrollar las habilidades del Siglo XXI en la educación técnico profesional".