educarchile - Portada

Ingreso

Usuario registrado

Loading

Cristina Barahona

“Nuestros profesores y apoderados están comprometidos al 100%”

foto475

ver comentario experto

 

Un equipo docente de excelencia y apoderados que creen en el proyecto educativo de esta escuela, inserta en la comuna de San Ramón, han resultado fundamentales para que los alumnos tengan resultados académicos de calidad.

La Escuela Francisco Ramírez, que Cristina Barahona dirige en plena comuna de San Ramón, ha derrumbado algunos mitos en educación, como el que señala que la calidad de la enseñanza está ligada a los recursos invertidos y al nivel socioeconómico de las familias. Con ingresos familiares que no superan los $ 215 mil y con 45 alumnos por sala, este establecimiento ha logrado posicionarse entre los mejores.

Los resultados Simce son prueba irrefutable de lo anterior y motivo de orgullo para Cristina Barahona, quien se unió a la institución como profesora en los 80 y asumió su dirección en 1994. “Gracias a su fundadora y directora por más de 30 años, la señora María Gatica Ramírez, el colegio siempre estuvo bien considerado. El 1994 ya estaba en un buen nivel, pero ha continuado mejorando año a año. El 2010, los alumnos de cuarto básico alcanzaron en lenguaje y matemática 336 puntos, mientras que el promedio de los colegios del país obtuvo 271 y 253 puntos respectivamente”.



La fórmula de Cristina

foto 120

Pero, ¿cómo logró esta directora obtener buenos resultados y que éstos no sólo se mantuvieran, sino que mejoraran, generación tras generación?

En primer lugar, acompañando a los profesores nuevos durante su primer año de trabajo en el colegio, corrigiéndoles y enseñándoles metodologías adecuadas, todo lo cual contribuye a que la enseñanza sea de primera calidad. En este contexto, la directora observa sus clases y los retroalimenta para que éstas sean cada vez mejores. Asimismo, se preocupa de que ellos aprendan a guiarse por las planificaciones de los profesores antiguos, dándoles casi todo el material para trabajar hecho, durante el tiempo que sea necesario.

Además, les exige trabajar los 45 minutos de la clase completos, por lo que si terminan de pasar antes una materia deben usar el tiempo restante para repasar los contenidos.

rendimiento mediocre. Aquellos niños que presentan mayor dificultad son citados por su profesor/a a reforzamiento; al tener el colegio doble jornada (mañana y tarde), se pide al alumno que venga en jornada completa con el propósito de poder trabajar con él o ella aquellos contenidos que le resultan más complicados. Cristina Barahona explica que “nuestros sostenedores y nuestro equipo directivo consideramos que el trabajo docente es una misión que requiere de vocación y de mucha entrega. Afortunadamente hemos logrado transmitir tales conceptos a los profesores a través del ejemplo, trabajando junto a ellos durante todo el día. Para ellos, reforzar a los alumnos con dificultades es parte de sus responsabilidades”.

En segundo lugar, la capacitación a los profesores es otro elemento importante que hay que tener en cuenta. Cristina Barahona tiene muy claro que un profesor/a no tiene por qué saberlo todo y que unos pueden aprender de otros. Por esta razón, sus docentes no sólo se capacitan en universidades, sino también en el mismo colegio; profesores de especialidad de séptimo y octavo básico realizan jornadas de perfeccionamiento destinadas a aquellos colegas que no cuentan con esa especialidad.

Incluso en el ideario del colegio, se señala en forma expresa que “los docentes de la Escuela Francisco Ramírez aspirarán, a la luz de los ejemplos de los grandes educadores de la historia del país, a la excelencia de su quehacer educativo, buscando el perfeccionamiento y actualización de sus conocimientos, para reconstruirlo en los alumnos a los cuales dedicarán su mayor esfuerzo”.

>SUBIR



Compromiso de los apoderados

foto 120

Pero el éxito de la fórmula de Cristina no sólo se explica por el hecho de acompañar y capacitar a sus docentes. Si sus alumnos tienen un buen rendimiento académico y esta tendencia permanece en el tiempo es porque también ha desarrollado un buen trabajo con padres y apoderados. .

En la Escuela Francisco Ramírez no se hacen pruebas de admisión, pero sí se exige a los padres un compromiso total con el proyecto educativo del colegio Ver link. Este proyecto está escrito y se les muestra a los papás en la primera reunión a la que asisten cuando matriculan a sus hijos en kinder. Se les explica muy claramente que las exigencias académicas irán en aumento, porque ese colegio cree en las potencialidades de sus alumnos. “Les mostramos el tipo de persona que sus hijos podrían llegar a ser en el futuro si estudian, contrastando dicha proyección con la de un futuro más limitado en ausencia de estudios. Lo anterior, reforzando además la idea de que cumplir los sueños es posible en base a esfuerzo”, explica Cristina Barahona.

Asimismo, se les pide que se comprometan con el colegio a través de actividades muy concretas, por ejemplo, la revisión y cumplimiento de las tareas de sus hijos y su asistencia a clases aún cuando esté lloviendo o si están un poco resfriados. De esta manera, no se retrasan en relación con el resto de sus compañeros.

Afortunadamente, los alumnos de la Escuela Francisco Ramírez no sufren problemas como deserción escolar, aún cuando entre el 25 y el 50% de los estudiantes que reciben ellos se encuentra en condición de vulnerabilidad. “En nuestra experiencia, cuando el alumno se siente escuchado, protegido y contento dentro del establecimiento, y los padres están conscientes de ello, las posibilidades de deserción se reducen drásticamente”, asegura la directora.

>SUBIR



Resultados Simce 2010

foto 120

Los alumnos de cuarto básico de la Escuela Francisco Ramírez de San Ramón destacaron en el Simce 2009 por sus altos puntajes: 326 en lenguaje y 327 en matemática. Y desde entonces, el alza ha sido sostenida.

El 2010 superaron con un amplio margen de diferencia los resultados a nivel nacional. En lenguaje y matemática alcanzaron los 336 puntos, mientras que el promedio de los colegios del país obtuvo sólo 271 y 253 puntos respectivamente. Asimismo, destacaron entre los colegios de su mismo nivel socioeconómico, con 64 y 82 puntos más que otros establecimientos de su misma categoría.

Un dato interesante para destacar: tanto en lenguaje como en matemática, el 98% de los alumnos obtuvo un nivel de logro avanzado, lo que indica que el porcentaje de alumnos que obtuvo un nivel de logro intermedio o inicial es realmente escaso.

Resultados Simce 2010 de la Escuela Francisco Ramírez (cuarto básico): Ver pdf

>SUBIR



Cómo trabajan las planificaciones de clase

foto 120

Cristina Barahona, directora de la Escuela Francisco Ramírez de San Ramón, está convencida que una buena planificación es fundamental para que los alumnos aprendan lo que deben aprender. Explica que en su colegio los profesores no desechan las planificaciones elaboradas por profesores más antiguos, por el contrario, aprovechan todo ese material para elaborar sus propias planificaciones.

Además, antes del inicio del año escolar, se reúnen todos los profesores por nivel, oportunidad en la cual hacen una autocrítica del año anterior: dan a conocer las fortalezas y debilidades que tenía el curso que recibieron, los logros realizados y aquello que no se pudo lograr. “En la reunión de los cuartos básicos, por ejemplo, los profesores señalan qué contenidos hubieran deseado que manejaran mejor los alumnos de tercero básico; en la reunión de los terceros básicos, los profesores señalan qué contenidos hubieran deseado que manejaran mejor los alumnos de segundo básico; y así sucesivamente –explica Cristina Barahona-. Luego, se comparte esa información y los docentes van agregando en sus respectivas planificaciones aquellas materias que debieran haber sido enseñadas en el curso inmediatamente anterior al suyo”.

Asimismo, los profesores aprovechan de informar si es que no pudieron pasar bien una materia o con la profundidad que correspondía debido a problemas como un número de horas insuficientes en el programa de planificación anual. Esa información es fundamental para readecuar dicha planificación y así poder otorgar más horas a una asignatura determinada.

Una vez que comienza el año escolar, los docentes continúan reuniéndose por nivel, oportunidad que se aprovecha para ver si hay que hacer algún ajuste en la planificación anual o en las planificaciones clase a clase. Cristina Barahona agrega que en esas reuniones se abordan también otros temas, por ejemplo, qué niños tienen más dificultades o cómo ayudar a un profesor que está complicado para enseñar una materia. “Estas reuniones se realizan cada vez que sea necesario”, asegura.

>SUBIR