educarchile - Portada

Ingreso

Usuario registrado

Loading

 

Antecedentes

Se atrevió y puso todas sus energías en algo que parecía imposible. Haydeé Inostroza convirtió a la Escuela Ciudad de Frankfort, de San Joaquín, en uno de los mejores colegios de la comuna. Comprometió a padres, docentes y alumnos en un mismo proyecto. Los resultados: alzas sostenidas en el Simce y la reciente certificación de Fundación Chile.

 

 

Al llegar por primera vez a la Escuela Ciudad de Frankfort, en mayo de 2007, la directora Haydeé Inostroza se encontró con un panorama deprimente: el color ocre de las murallas estaba añoso, como si no las hubieran pintado desde hace 20 años; los basureros de las salas eran tarros de pintura donde todo estaba pegado; las cortinas lucían rotas y, más grave aún: docentes y niños estaban inmersos en una rutina tediosa: venían al colegio porque había que venir, trabajaban porque había que trabajar. “Me paré al medio del patio –recuerda Haydeé-. Nunca lo voy a olvidar, era mayo y hacía mucho frío. Me pregunté: “¿Seré capaz de hacer algo aquí? ¿Me quedo o me voy?” ¡Había que cambiar tantas cosas! Pero luego, me dije a mí misma: “Si me gané un concurso público para desempeñarme como directora, me tengo que quedar”.

 

El sello de Haydeé Inostrosa

foto 120

Su experiencia en el aula es algo que no se discute entre los profesores. Haydeé –quien se tituló como profesora de Educación General Básica de la Universidad de Tarapacá- conoce muy bien cuáles son los contenidos que se deben trabajar en cada curso y cuánto se puede llegar a enseñar en una hora pedagógica. Ella es capaz de ir a observar una clase y retroalimentar después al profesor/a. No sólo le comunica los errores detectados, también le apoya con estrategias concretas para mejorar. Incluso, si ve a un docente complicado al iniciar una clase, ya sea por problemas de manejo de grupo o derivados de algún contenido, entra a la sala y lo ayuda...