educarchile - Portada
Fichas Temáticas

Compartir

Foto a color de una flor.
RECURSOS DIGITALES ASOCIADOS

Biodiversidad y conservación de los recursos naturales
Aunque la diversidad pueda parecernos una preocupación alejada de la vida diaria, es esencial para la evolución de la vida y la supervivencia de todos los organismos que habitamos en la Tierra. Actualmente, se considera la pérdida de la biodiversidad como el problema medioambiental más importante en nuestro planeta.

La Biodiversidad
En el año 1988, Edward O. Wilson (biólogo norteamericano), definió el concepto de biodiversidad como la variedad biológica de una determinada zona del planeta.
En todos los países y regiones las riquezas pueden agruparse en tres formas: Riqueza material, Riqueza cultural y Riqueza biológica (biodiversidad), que está formada por los bosques, pastizales, parques, páramos y sistema acuáticos, donde se encuentran los genes, las especies y los ecosistemas que constituyen la biodiversidad. Así, la diversidad biológica del planeta (o de una región), está determinada por los niveles en que se encuentran los siguientes componentes:
- Diversidad ecológica: que corresponde a la variedad de bosques, desiertos, pastizales, corrientes de agua, lagos, marismas, océanos y otras comunidades biológicas que se relacionan las unas con las otras y con su entorno no viviente.
- Diversidad de las especies: que corresponde a la variedad de especies en la Tierra y en los distintos hábitats de la Tierra.
- Diversidad genética: que corresponde a las variaciones en el conjunto de genes (dotación genética) de los individuos de una misma especie: una especie que tiene pocos individuos es poco diversa, y tiene poca variedad de genes, lo que significa que posee menos información para poder adaptarse a cambios en el medio, y al mismo tiempo tiene mayores posibilidades de transmitir un gen adverso o defectuoso. Los seres humanos conocemos problemas de disminución de la diversidad genética. Debido a intereses económicos y de poderes políticos, los integrantes de las familias reales y clases nobiliarias se casaban entre ellos, con lo que disminuyó su riqueza, llevando a que sus descendientes terminaran padeciendo enfermedades y malformaciones de origen genético.

Biodiversidad y Recursos Naturales
Los recursos naturales son todos aquellos elementos, bienes materiales y servicios que el ser humano obtiene o encuentra en la naturaleza y que utiliza para satisfacer sus necesidades. Los minerales, el suelo, los animales, los bosques y las plantas del planeta, son recursos naturales que el ser humano utiliza para satisfacer sus necesidades de alimentación, abrigo, refugio, etc. Así también, son recursos naturales los combustibles, el viento y el agua que utilizamos para la producción de energía.

Tipos de recursos naturales
Los recursos naturales se clasifican en renovables, parcialmente renovables y no renovables (Figura 1).

Cuadro resumen de la clasificación de los tipos de recursos naturales.

La diferencia entre unos y otros está determinada por la posibilidad que tienen los recursos renovables de ser usados una y otra vez, siempre que se cuide la regeneración.
Los minerales y el petróleo son recursos no renovables debido a que al ser utilizados no pueden ser regenerados en tiempo real, puesto que son resultado de complejos procesos que duraron miles de años.
Las plantas, los animales, el agua, el suelo, entre otros, constituyen recursos renovables y parcialmente renovables siempre que exista la preocupación por explotarlos racionalmente permitiendo su regeneración natural o inducida por el ser humano. El mal uso de los recursos potencialmente renovables puede ocasionar que estos pasen a la categoría de recursos no renovables.

El impacto en el medio ambiente y disminución de la riqueza biológica
Las primeras comunidades humanas no tuvieron el impacto sobre los recursos naturales como ocurre hoy en día. Al formarse las primeras concentraciones de personas y al aumentar la población, el medio ambiente empezó a sufrir los primeros daños importantes.
En la época feudal se ampliaron las áreas de cultivo, se explotaron los bosques y se desarrollaron actividades productivas como la ganadería, la pesca y otras, que permitían satisfacer las necesidades humanas de alimentación, refugio, abrigo y seguridad. Sin embargo, entonces se trataba de explotaciones en una escala tal que no causaron los daños ambientales que observamos en la actualidad.
La revolución industrial y la implementación de cadenas de producción aceleraron los procesos de explotación de los recursos naturales y la contaminación del medio ambiente.
El constante crecimiento de la población dio origen a crecientes necesidades y demandas, que llevaron a ejercer cada vez mayor presión en la naturaleza con el fin de obtener los recursos naturales para satisfacerlas.
Esta explotación de los recursos naturales ha traído consigo un impacto en el ambiente, que se ve reflejado en la reducción de la biodiversidad, la presencia de hambrunas, el número cada vez mayor de especies en peligro de extinción y la degradación general del ambiente.
Vivimos en una sociedad industrial altamente compleja donde los avances en medicina, agricultura, electrónica, informática, química, etc. han producido una auténtica revolución positiva para la vida humana, pero que han traído consigo importantes problemas y alteraciones en el medio ambiente, que hoy en día ponen en peligro el equilibrio de nuestro planeta.
Estos cambios ocurren con una abismante rapidez sin precedentes en la historia, desencadenados principalmente por el ser humano. La magnitud y efectos de estas alteraciones sus potenciales en la biosfera equivalen a la de todas las otras revoluciones habidas en tiempos geológicos.
El desafío es utilizar racionalmente los recursos naturales y hacer compromisos para la conservación de los complejos naturales típicos, escasos o en vías de extinción, así como la defensa del medio ante la contaminación y la degradación.

La destrucción del bosque chileno
El bosque es mucho más que un recurso económico: es un regulador del medio ambiente, del suelo, de ríos y lagos, de hoyas hidrográficas; protege contra vientos y modula el clima local; es el hábitat de múltiples especies de fauna y flora, y constituye un solaz para toda persona. No es solamente un recurso natural de uso industrial.
Se estima que el territorio primitivo de Chile estaba cubierto en un 45% por bosques. En el curso de 400 años el país ha visto desaparecer ¾ de su superficie forestal, y actualmente se pierden unas 55.000 hectáreas al año por incendios. A eso hay que agregar los daños ocasionados por vientos, insectos, enfermedades y dunas, todos indirectamente relacionados al factor humano.
La mayoría de los bosques nativos y exóticos de Chile está en manos de particulares. Si se talan los bosques de especies únicas, como el alerce, la araucaria y el ciprés, ellos se extinguirán para siempre y amentará la erosión. Esta es una pérdida sin precio. Casi nadie reforesta con especies nativas, no solamente porque por su crecimiento lento son antieconómicas, sino porque, habiéndose destruido su hábitat natural, no podrán desarrollarse. Sin embargo, la forestación con raulí, coigüe, lingue, avellano y olivillo da buenos resultados.

El uso y la conservación de los recursos naturales
En 1980, la Estrategia Mundial para la Conservación definió el término Conservación como: “la gestión de la utilización de la biosfera por el ser humano, de tal manera que produzca el mayor y sostenido beneficio para las generaciones actuales, pero que mantenga su potencialidad para satisfacer las necesidades y aspiraciones de las futuras generaciones” (IUCN/PNUMA/WWF, 1980).
Todas las especies, por insignificantes, repulsivas o dañinas que nos puedan parecer, tienen una importante función dentro del equilibrio del ecosistema terrestre. Debemos ser juiciosos respecto del uso de los recursos de la Tierra y proteger incluso a aquellos que nos parezca que no tienen valor.
Si utilizamos los recursos de manera sustentable, podremos seguir disfrutando sus beneficios:
- Las especies proveen alimentos, fibras, medicamentos, combustibles, resinas, colorantes y otros innumerables productos útiles.
- El 40% de los medicamentos del mundo desarrollado están basados en compuestos provenientes de plantas, microorganismos y animales. Por ejemplo, la vincapervinca, una planta de la isla de Madagascar, ha permitido salvar o prolongar la vida a miles de niños con leucemia infantil; del Ginkgo biloba se obtiene una sustancia para el sistema cardiovascular; del curare, se obtiene anestesia; de la quina, una cura para la malaria. La aspirina, la morfina y la digitalina, en tanto, también han surgido de la naturaleza. 
- Cerca del 90% de los alimentos que hoy cosechamos provienen de variedades silvestres, y su diversidad genética nos permitirá obtener nuevas cepas. Por ejemplo, la especie de maíz silvestre de un área de México, es resistente a cinco de los siete virus más importantes del mundo que afectan al maíz, y es usado ahora como recurso genético en los programas de mejoramiento del mismo.
- La diversidad ha moldeado nuestra propia diversidad cultural: influyó en nuestras lenguas, que necesitaron dar nombre a sitios y organismos; inspiraron mitos y leyendas; sirvió de modelo para nuestro arte, etc., en definitiva, dio escenario para que cada pueblo creara su historia.

Acciones y soluciones
Elegir la estrategia más adecuada para proteger los recursos naturales requiere ante todo de un conocimiento profundo de la naturaleza, y también de una serie de circunstancias particulares de cada especie o ecosistema que hacen difícil generalizar.

Acciones Internacionales
La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) de las Naciones Unidas ha trabajado activamente en políticas mundiales de conservación de la biodiversidad y en la definición e implementación de cuatro objetivos que considera básicos:
- La mantención de los procesos ecológicos básicos esenciales y de los sistemas vitales de los cuales depende la sobrevivencia y el desarrollo de las comunidades humanas. Ejemplo: el reciclaje de los nutrientes para las plantas, protección de los suelos, la mantención de los ciclos del agua, entre otros.
- La protección de la viabilidad de la biodiversidad genética sobre la Tierra: las poblaciones de todas las especies, silvestres y domésticas, deberían mantenerse a un nivel por lo menos suficiente para garantizar su sobrevivencia; asimismo, se salvaguardarán los hábitat necesarios para este fin. Incluye programas de cultivo y mejora de las plantas útiles, de animales domésticos y de microorganismos.
- Los principios de conservación se aplicarán en todas partes del planeta, tanto en la tierra como en el mar; se concederá especial protección a aquellas especies de carácter singular, a los ejemplares representativos de todos los tipos de ecosistemas y a los hábitats de las especies escasas o en peligro.
- Los ecosistemas y los organismos, así como los recursos terrestres, marinos y atmosféricos que son utilizados por el ser humano, se administrarán de manera tal de lograr y mantener su productividad óptima y continua sin por ello poner en peligro la integridad de los otros ecosistemas y especies con los que coexisten. Con ellos se busca asegurar el desarrollo sustentable de los ecosistemas, especialmente los forestales, praderas, marinos y de fauna silvestre, y de las especies que constituyen la base de sustentación económica de muchas comunidades y de importantes industrias.

Acciones Locales
Chile tiene hoy una visión de protección de la diversidad biológica, una mirada integral de los ecosistemas terrestres y acuáticos, en la cual la tarea de conservación está directamente asociada a la vida de las comunidades, donde además se complementan los esfuerzos de conservación en terrenos públicos y privados, permitiendo al mismo tiempo el desarrollo de actividades sustentables. Entre las iniciativas vigentes se tiene:

a) Sistema de Áreas Protegidas (SAP)
Chile, cuenta actualmente con cerca de 15 millones de hectáreas protegidas oficialmente. Estas zonas, clasificadas en diferentes sitios de protección, representan alrededor de un 20% de Chile continental:
- Áreas Marinas y Costeras Protegidas (AMCP): Una de las principales características de estas áreas es que permiten preservar los ecosistemas acuáticos y terrestres, de manera integrada. En los últimos años se han creado cuatro áreas marinas y costeras protegidas, localizadas en distintas zonas del país.
- Áreas Silvestres Protegidas de Propiedad Privada (ASPPP):En los últimos años, el sector privado se ha incorporado activamente en la tarea de proteger la naturaleza a través de diversas iniciativas de conservación, complementando los esfuerzos públicos para preservar el patrimonio natural del país
- Sitios Prioritarios de Conservación (SP): El patrimonio natural y biológico de Chile es fundamental para el desarrollo económico y social, y es de un valor inestimable tanto para las generaciones actuales como futuras. Por ello es necesario crear las condiciones que permitan el desarrollo del país, pero garantizado al mismo tiempo la adecuada protección de nuestra naturaleza.
- Sitios Ramsar: Convenio de Ramsar, o Convención relativa a los Humedales de Importancia Internacional especialmente como Hábitats de Aves Acuáticas. Firmado en la ciudad de Ramsar, Irán, el 2 de febrero de 1971. Actualmente Chile está suscrito y cuenta con 9 sitios Ramsar (humedales).
- Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas por el Estado (SNASPE): El SNASPE es un sistema creado a través de la Ley Nº 18.362 de 1984, y se refiere a todos los ambientes naturales, terrestres o acuáticos que el Estado protege y maneja para lograr su conservación.

b) Protección de especies
En Chile se han implementado diferentes instrumentos para proteger la flora y fauna. A partir de 2005, el país cuenta con una Política Nacional de Especies Amenazadas y con un Reglamento para la Clasificación de Especies Silvestres:
- Política Nacional de Especies Amenazadas: Constituye un significativo avance en la perspectiva de dotar al país de directrices claras respecto de las especies amenazadas o en riesgo de extinguirse; además expresa la voluntad del país para garantizar la protección y uso sostenible de las mismas.
- Reglamento para la Clasificación de Especies Silvestres: Establece las disposiciones que regirán el procedimiento para la clasificación de especies de flora y fauna silvestres en las distintas categorías de conservación aludidas en la ley Nº 19.300.
- Sistema de Clasificación de Especies: Para el apoyo a la clasificación de especies, se ha dispuesto a la ciudadanía un sistema (web) de ingreso de propuesta de clasificación, el cual técnicamente realizará el Comité de Clasificación, el cual deberá elevar la propuesta al Consejo Directivo de CONAMA.
- Sendero de Chile: Este programa es una de las obras emblemáticas con miras a la conmemoración del Bicentenario de la República. Se trata de una ruta que permitirá recorrer el país a pie, caballo o bicicleta, desde Visviri al Cabo de Hornos, accediendo y conociendo espacios y ambientes de alto valor natural y cultural.

c) Acciones del ciudadano ambientalmente consciente
- Intenta ahorrar el máximo de energía.
- Evita contaminar.
- Utiliza productos reciclados o reciclables.
- Consume lo menos posible: lo justo, lo necesario.
- Prefiere los productos naturales.
- Infórmate de los efectos que produce aquello que consumes.
- Prefiere el entorno natural al artificial.
- Opta por consumir aquello que es permanente.
- Protege la flora y la fauna.
- Piensa en las generaciones del futuro.