educarchile - Portada
EducarChile - DesarrollaT

Liceo técnico promueve la inclusión de alumnos con necesidades educativas especiales

Liceo TP Manuel Blanco Encalada promueve la inclusión de estudiantes con necesidades educativas especiales.


• El Liceo Manuel Blanco Encalada de Caldera desarrolla una innovadora iniciativa para formar en el oficio de panadero a estudiantes con discapacidad intelectual y trastornos de aprendizaje.
• La experiencia fue premiada por el concurso “DesarrollaT: Innovación y buenas prácticas TP”, organizado por Anglo American y Fundación Chile.

Según estadísticas del rubro panadero, en promedio los chilenos consumen entre 86 y 90 kilos de pan al año, lo que posiciona al país como el mayor consumidor de este alimento en Latinoamérica. Muchos ven en esto una amenaza para la salud de las personas, sin embargo, en el Liceo Manuel Blanco Encalada de la ciudad de Caldera identificaron una oportunidad educativa.

Los directivos y docentes del Liceo adaptaron con éxito parte de la especialidad de Elaboración Industrial de Alimentos, que imparte el establecimiento, para formar en el oficio de panadero a estudiantes con necesidades educativas especiales. La iniciativa fue premiada en la tercera versión del concurso “DesarrollaT: innovación y buenas prácticas TP”, organizado por Anglo American y el Centro de Innovación en Educación de Fundación Chile.

La idea surgió en 2011, cuando entró en vigencia el decreto N°170 sobre programas de integración escolar. En ese contexto, el Liceo asumió como un desafío el poder ofrecer alternativas educativas equitativas para todos sus estudiantes, tomando en cuenta su diversidad. La tarea comenzó con un catastro interno, gracias al cual el Liceo identificó un total de siete alumnos con discapacidad intelectual leve y otros ocho con trastornos específicos de aprendizaje.

Estos estudiantes presentan un retraso pedagógico importante que se traduce en dificultades de distinto nivel para desarrollar y aplicar habilidades cognitivas. “Por esto, el liceo se vio en la necesidad de idear una especialidad para  este grupo de  alumnos  con necesidades educativas especiales permanentes  y transitorias”, explica Karina Muñoz, profesora del Liceo Manuel Blanco Encalada y encargada del proyecto.

La propuesta se concentró en aquellos módulos que se enfocaban en tareas manuales y rutinarias y requirió adaptar los contenidos y metodologías de enseñanzas a las necesidades pedagógicas de estos estudiantes. Así, la iniciativa derivó en la formación de estos estudiantes como maestros panaderos. Una propuesta que no solo busca que estos jóvenes adquieran las herramientas para desempeñar un oficio e insertarse en el mundo del trabajo, sino también que puedan mejorar su autoestima y convertirse en un apoyo para sus familias.

“En este corto tiempo de ejecución hemos comprobado altos porcentajes de asistencia de los alumnos a las clases y pre-práctica; además se  han obtenido buenos rendimientos académicos”, cuenta Muñoz.

El impacto del programa también se ha traducido en que un egresado y tres alumnos han sido contratados por un supermercado de la zona para desempeñarse en su sección de panadería. Por otro lado, el proyecto ha logrado sensibilizar al rubro panadero de la zona, el que ha abierto espacios para que estos estudiantes puedan hacer su pre-práctica.

La iniciativa fue destacada por el concurso “DesarrollaT: innovación y buenas prácticas TP” por su aporte como una solución novedosa a una temática de gran importancia para el sistema educativo en general y para la educación TP en particular. Según datos del Mineduc, un 55% de las escuelas urbanas chilenas poseen un programa de integración escolar (PIE), mientras que un 37% de las escuelas rurales ha incorporado esta política.

Más información en: www.educarchile.cl/desarrollat