educarchile - Portada
EducarChile - DesarrollaT

Escuela Industrial Ernesto Bertelsen de Quillota lleva luz a su comuna

Llevar a la práctica los conocimientos aprendidos en clases y contribuir a la comunidad es el proyecto que lidera el profesor Eduardo Cortés en la Escuela Industrial Ernesto Bertelsen de Quillota. Sus estudiantes se desarrollan en su área y se llenan de energía.

Convencido de que en el rubro de la electricidad y la mecánica, gran parte de los aprendizajes se adquieren, "haciendo", Eduardo Cortés, profesor de tecnología de la Escuela Industrial Ernesto Bertelsen, buscó sistematizar una experiencia que incluyeran teoría, práctica.

"Estaba buscando una forma de hacer que los estudiantes de electricidad, electrónica y mecánica industrial se comprometieran con sus aprendizajes. Sabía que para lograrlo, debía incentivar a los alumnos a poner sus manos en cables y circuitos, para practicar lo adquirido, en terreno, en casos reales", recuerda Eduardo.

Pero aún le faltaba el factor "compromiso". Fue así, que su ampolleta se prendió e incorporó en su fórmula el servicio social. "Muchas familias en Quillota carecen de luz en sus hogares y, obviamente, esa situación deja a muchos en difíciles condiciones de vida. Yo sabía que allí, mis estudiantes podían hacer la diferencia", recuerda el docente.

Así, nació "Aprendizaje y servicio. Instalaciones eléctricas en la población Aconcagua Norte", iniciativa que busca impulsar lo que han llamado, el "aprendizaje solidario" y que ha permitido que estudiantes de tercero medio del establecimiento asistan a comunidades y pongan a disposición sus conocimientos para mejorar la calidad de vida de sus habitantes, literalmente, llevando la luz hasta sus hogares.

Para el docente, esta iniciativa le ha traído muchas satisfacciones académicas y también personales: "Además, de vincular el tema social, los alumnos tienen la posibilidad de saber cómo es trabajar con personas de verdad y que el resultado de su esfuerzo sea algo valioso. El estudiante se ve en la obligación de hacer un buen trabajo, porque sabe que cualquier falla, defraudará a las familias que creyeron en él. Finalmente, el resultado se ve cuando uno va a las casas y tienen luz y se nota la prolijidad con que han realizado las instalaciones eléctricas. Pero lo mejor de todo, es ver la cara de felicidad de los propios chicos, cuando las personas les agradecen el trabajo", afirma.

"Van a diferentes poblaciones cercanas y cuando el joven entra a una casa ajena y tiene la oportunidad de ver otra realidad, se da cuenta de las necesidades de la gente", explica. Y agrega: "Además, toma en consideración que no entrega un asistencialismo, sino que más bien, ayuda con sus conocimientos y, obviamente, eso se siente distinto porque ayuda a la comunidad", explica Eduardo.

Sello DesarrollaT

Innovar en la transmisión de conocimientos y en la manera de aprender es una constante preocupación de Eduardo Cortés. "Cuando uno, como profesor, presenta algo nuevo y se escapa del esquema tradicional de enseñanza, el alumno pone más atención, ya que les presentas algo distinto y llamativo", señala.

Para profundizar y dotar a sus estudiantes con las mejores competencias, el docente guía a sus alumnos través de videos que él mismo desarrolla. "Me grabo haciendo determinadas labores y luego en clases, por medio de un proyector, les muestro en detalle cómo funcionan y cómo se hacen estos circuitos", señala este educador.

Eduardo, ha liderado el comienzo de una verdadera revolución de aprendizaje solidario en el establecimiento. Sin ir más lejos, a la fecha, han sido diez los hogares beneficiados gracias a este proyecto escolar. "Los estudiantes han podido cambiar la vida de al menos 50 personas, que ahora pueden caminar sin miedo a tropezarse", indica.

Una experiencia, cuyo valor e impacto, fue además, recientemente premiado, al ser reconocida como una de las tres iniciativas ganadoras del concurso "DesarrollaT: buenas e innovadoras prácticas TP 2013", promovido por Anglo American y el Centro de Innovación en Educación de Fundación Chile, por su calidad, potencial de réplica, su compromiso social y su aporte al desarrollo de la educación media técnica profesional del país.