educarchile - Portada
EducarChile - Planificación Artículo Técnico Pedagógico

Apoyo Técnico

pedagógico

Los interlocutores en la sala de clases

Algunas recomendaciones para manejar la participación dentro de la sala de clases, en el marco de un enfoque metodológico expositivo..

En una clase cuyo centro de actividad es hablar y escuchar, es deseable que se reconozca, en principio, que todos los participantes tendrán necesidad de expresar sus ideas o de dar a conocer sus saberes, de manera de que el profesor o profesora regulará las oportunidades de ejercitación de estas habilidades básicas, y en el contexto de exigencias escolares, se tendrá registro de las capacidades para:

  • Exponer, ajustado a requerimientos de coherencia y cohesión, ante el auditorio.
  • Reforzamiento de las habilidades discursivas, frente a dar a conocer, describir, narrar y dialogar en debates ejercitando las potencialidades persuasivas de las formas discursivas de la ejemplificación, el respaldo en argumentos, etc.
  • Escuchar activamente, esto es, en actitud receptiva y dispuesto a la réplica.
  • Diferenciar hechos de opiniones, narraciones de descripciones, definiciones de caracterizaciones, juicios de evidencias, etc.

En las clases en que se opta por una metodología en que el recurso verbal es preponderante, se recomienda poner atención en alguno de los siguientes propósitos:

Permitir el manejo de la información por parte de los estudiantes para:

  • posibilitar la emergencia de sus ideas y su organización;
  • desarrollar su fluidez verbal.

Ofrecer condiciones reguladas en la interacción pedagógica para que se produzcan ejercicios de aprendizaje colaborativo de manera de:

  • desarrollar la organización del discurso en situación de trabajo;
  • tomar la palabra, progresivamente, con mayor facilidad y espontaneidad;
  • ejercitarse en formas y estilos lingüísticos pertinentes a la situación formal de enseñanza, aprendizaje y producción de conocimiento, para compartirlo y comunicarlo de manera adecuada a fines o propósitos;
  • desarrollar la autoconfianza y la confianza en la propia locución.

Actividades recomendables:

  • Asegurar un tiempo para que los estudiantes desarrollen la estructuración de su mensaje, construyendo un plan de exposición de sus ideas.
  • Trabajar simultáneamente la escucha y la reestructuración, apoyando con feed-back, síntesis y paráfrasis.
  • Generar situaciones adecuadas para la aplicación de los conceptos en aprendizaje y el empleo del vocabulario nuevo, produciendo y estimulando la producción de enunciados claros y concisos.
  • Estimular el empleo de recursos comunicativos no verbales para complementar la producción de sentido en la exposición.
  • Estimular sin cohibir, de manera de apoyar la superación de la inhibición y la inseguridad.
  • Complementar la organización racional de las intervenciones con ejercicios de improvisación, de explicación, de cuestionarios o debates.