Evaluación para el aprendizaje

Evaluación

de aula

Recursos para autoinstrucción

Análisis e interpretación de resultados

Feedback para el aprendizaje

La retroalimentación tiene el potencial de apoyar el rendimiento académico, promoverla motivación, la autorregulación y la auto eficacia, permitiendo a los estudiantes acortar la brecha entre su desempeño actual y deseado.

¿Por qué el feedback es importante? 

Para entender el enorme efecto potencial del feedback, Hettie (1999, en Hettie y Timerley, 2007) realizó un meta análisis donde comparó el efecto de diversas estrategias educacionales en el desempeño académico de los estudiantes. Encontró que el efecto del feedback era casi tan alto como el efecto de la instrucción directa, la enseñanza recíproca y la capacidad cognitiva de los estudiantes, y mayor al efecto alcanzado por  los programas de aceleración, mandar tareas para la casa o la repetición de un año escolar. Al comparar diversas formas de feedback, concluyó que cuando éste es específico respecto a cómo mejorar un desempeño, su efecto era incluso mayor que dar premios o castigos. Pero si bien hay consenso en que el feedback es una de las herramientas más poderosas vinculadas al aprendizaje y al logro académico, su impacto puede ser tanto positivo como negativo (op. cit). En otras palabras, retroalimentando el desempeño de nuestros estudiantes podemos tanto fomentar como inhibir su aprendizaje. Entonces no basta con proveer feedback para que éste se transforme en un apoyo eficaz del rendimiento y el aprendizaje.

Estudios realizados por Higgins et al (2002) y Parikh (2001) sobre cómo los estudiantes reciben el feedback, han mostrado que su respuesta está influenciada por una variedad de factores, incluyendo la carga de trabajo, el contexto y momento en el que se da la retroalimentación y sobre todo la credibilidad que tiene del profesor el estudiante (Poulos y Mahony, 2008). Además, el grado en que un estudiante preste atención al feedback depende de lo que el estudiante espera recibir. Por ejemplo Nesbit y Burton (2006) y Wingate (2010) plantean que los estudiantes con bajo desempeño tienden a pensar que la retroalimentación recibida es injusta, lo que a su vez afecta la utilidad y la probabilidad de compromiso que desarrollan con el proceso. Incluso cuando los estudiantes están preparados para recibir la retroalimentación, la interpretación de los comentarios puede ser un desafío. Brown (2007) resumió que los estudiantes a menudo se informan de que algo está mal, pero no de cómo mejorarlo.

Diferentes tipos de feedback

Weaver (2006) identificó cuatro retroalimentaciones 'inútiles':
(1) comentarios demasiado generales o vagos
(2) comentarios carentes de orientación específica
(3) comentarios centrados en los aspectos negativos
(4) aquellos no relacionados con los criterios de evaluación.

Por el contrario, Nicol (2010) encontró que el feedback debe ser generado como un diálogo y no un monólogo. La retroalimentación efectiva es:
-rica en detalles
-adaptable a las necesidades de los estudiantes
-orientada a promover la reflexión.

Tomando en cuenta que proveer este tipo de retroalimentación toma tiempo, el método de retroalimentación que ha experimentado más crecimiento en los últimos años es el de la retroalimentación entre pares en las actividades de aprendizaje colaborativo. Si los estudiantes aprenden a retroalimentar efectivamente a sus compañeros (por ejemplo evitando la retroalimentación inútil y generando críticas formativas y sugerencias de mejoría) se potencia evidentemente la retroalimentación para el aprendizaje. Al mismo tiempo, recibir retroalimentación de los compañeros puede mejorarla confianza, la auto eficacia, y proporcionar la oportunidad para escuchar las opiniones de los demás (Asghar, 2010).

Para que la retroalimentación se transforme en una herramienta eficaz en el apoyo del aprendizaje, se requiere proporcionar feedback con ciertas características:

Pasos para dar feedbackpara el aprendizaje
(Traducido y adaptado de un documento desarrollado por Milwaukee PublicSchools, USA).

1. Leer o escuchar el trabajo: leer o escuchar el trabajo de comienzo a fin sin comentar en los errores. La idea es generar una apreciación global antes de decidir el área prioritaria para entregar feedback.

2. Crear una lista de aspectos a mejorar y elegir un foco: es necesario elegir de los aspectos a mejorar el más apremiante o vinculado con el proceso de enseñanza que está ocurriendo. Es importante ser específico. Por ejemplo si el trabajo es un artículo de opinión, no centrar el feedback en los errores gramaticales u ortográficos.

3. Escribir el feedback: usar expresiones del tipo 'Cómo podrías mejorar...' y recomiende o pida que 'piensa en un texto similar que hayas leído y que sirva como ejemplo para tu trabajo', o refiera a contenidos vistos en clases que sería útil revisar

4. Entrega del feedback: siempre comenzar resaltando algo que el estudiante hizo bien. Esto tiene dos propósitos: el primero es validar el trabajo del estudiante, reconociendo o identificando los aspectos destacables de su trabajo. Esto es esencial, ya que puede que el estudiante no haya reconocido ese aspecto valioso y lo haya logrado sin proponérselo. Lo segundo, es que al recibir un feedback positivo, estará emocionalmente mejor preparado para recibir una sugerencia de cambio.

Feedback 

Cuando el feedback es efectivo, el estudiante lo acepta para luego  confirmar, completar, rehacer o reestructurar su trabajo.

Finalmente, se presetan 20 consejos para dar feedback efectivo (traducido y adaptado de Reynolds, 2013).

1. Entregue retroalimentación educativa: proporcione a los estudiantes una explicación de lo que están haciendo correctamente y de forma incorrecta. El feedback debe basarse principalmente en lo que los estudiantes están haciendo bien. Lo más productivo para el aprendizaje de un estudiante es si le proporciona una explicación y un ejemplo de lo que es exacto e inexacto en su trabajo. Para guiar esta retroalimentación, utilice el concepto de un "sándwich de retroalimentación":
Alabanza
Corrección
Alabanza o ejemplo

2. La retroalimentación debe darse en el momento oportuno: cuando la retroalimentación se da inmediatamente después de mostrar un aprendizaje, el estudiante responde de manera positiva y recuerda la experiencia de lo que se está aprendiendo de una manera segura. Si esperamos demasiado tiempo, el momento se ha perdido y el estudiante podría no conectar la retroalimentación con la acción.

3. Sea sensible a las necesidades individuales del estudiante: es vital que tenga en cuenta a cada estudiante individualmente al dar retroalimentación. Nuestras salas están llenas de alumnos diversos. Algunos estudiantes tienen que ser empujados para lograr un nivel más alto y otros necesitan ser manejados con mucho cuidado a fin de no desalentar el aprendizaje y dañar su autoestima. Es esencial un equilibrio entre no querer herir los sentimientos de los estudiantes y proporcionar un estímulo adecuado.

4. Responda 4 preguntas: estudios de enseñanza efectiva y aprendizaje han demostrado que los estudiantes quieren saber cuál es su posición en cuanto a su trabajo. Dar respuestas a las siguientes cuatro preguntas ayudará a proporcionar información de calidad. Estas cuatro preguntas son también útiles al proporcionar retroalimentación a los padres:

    ¿Qué puede hacer el estudiante?
    ¿Qué es lo que no puede hacer el estudiante?
    ¿Cómo se compara el trabajo del estudiante con el de los demás?
    ¿Cómo puede el estudiante mejorar?

5. La retroalimentación debe hacer referencia a una habilidad o conocimiento específico: esto es cuando las rúbricas se conviertan en una herramienta útil. Una rúbrica es un instrumento que sirve para comunicar las expectativas de una evaluación. Rúbricas eficaces proporcionan a los estudiantes información muy específica acerca de su desempeño, comparado con un rango establecido de normas. Para los estudiantes más jóvenes, ponga de relieve los elementos de la rúbrica que el estudiante está cumpliendo.

6. Comentarios y sugerencias para mantener a los estudiantes "en línea" con su logro: una lista de cotejo con lo esperado por Ud. en el aula le permite  a los estudiantes saber a qué atenerse. 

7. Mantenga conversaciones uno-a- uno (o en pequeños grupos): mantener una reunión corta (5 a 10 min.) uno-a -uno o con dos o tres estudiantes a la vez es uno de los medios más eficaces para proporcionar retroalimentación. Los estudiantes cuentan con la atención y la oportunidad de hacer preguntas. Si esta conversación es optimista, animará a los estudiantes a esperar con ansias la próxima reunión.

8. La retroalimentación puede ser verbal, no verbal o por escrito: es imprescindible que examinemos las señales no verbales que le entregamos a nuestros estudiantes. Asegúrese de no fruncir el ceño mientras de retroalimentación cara a cara. Las expresiones faciales y los gestos también son medios eficaces de entrega de retroalimentación. 

9. Concéntrese en una habilidad: tiene mayor impacto en el estudiante cuando sólo una habilidad se criticó, en vez de abarcar todo lo que está mal. Si por ejemplo está enseñando un tipo de texto, concéntrense en ese aspecto, pasando por alto faltas de aspectos formales.

10. Defina fechas de entrega para su retroalimentación: esta estrategia le otorga el tiempo necesario para proporcionar retroalimentación de calidad por escrito. Como los estudiantes también saben la fecha, cuando llegue su turno pueden traer sus propias dudas o preguntas.

11. Enséñele a sus estudiantes a retroalimentar el trabajo de sus compañeros: capacitar a los estudiantes para dar y recibir retroalimentación constructiva, será positivo y efectivo para toda la clase. Anime a los estudiantes a escribir comentarios basados en el punto 1 y 4.

12. Invite a otro adulto a dar retroalimentación: el director de la escuela, el inspector, otro profesor o un apoderado puede entregar feedback sobre algún trabajo de sus estudiantes. 

13. Haga que los estudiantes le den feedback por escrito: pídale a los estudiantes que le entreguen feedback en una de sus clases expositivas. El estudiante puede usar un cuaderno para tomar notas y luego usarlas para proporcionar la retroalimentación verbal.

14. Utilice un cuaderno para realizar un seguimiento del progreso del estudiante: mantenga una parte de una libreta o cuaderno para cada estudiante. Escriba diaria o semanalmente observaciones con fecha. Registre las buenas preguntas que el estudiante ha hecho, tareas interesantes, problemas de comportamiento, áreas de mejoría, resultados de exámenes, etc. Así, cuando llegue la hora de reunirse con el estudiante o sus padres, usted tendrá a la mano múltiples evidencias para su retroalimentación.

15. Devuelva pruebas, documentos o trabajos al principio de la clase: devolver documentos y pruebas al inicio de la clase permite que los estudiantes hagan preguntas necesarias y tengan una discusión relevante.

16. Usar comentarios por escrito: a veces leer un comentario por escrito es más eficaz que solo escucharlo en voz alta. Durante el tiempo de trabajo independiente de los estudiantes, trate de escribir comentarios. Coloque las notas sobre el escritorio de los estudiantes, especialmente de aquéllos que les cuesta mantenerse concentrados, pero a la vez tienden a sentirse humillados si siempre estamos llamándoles la atención en voz alta.

17. Alabe genuinamente: los estudiantes distinguen rápidamente a los profesores que los elogian sin sentido para obtener su aprobación. Si usted está constantemente diciendo a sus estudiantes "buen trabajo" con el tiempo estas palabras pierden sentido. Si usted está emocionado con los últimos comportamientos o resultados de un estudiante, puede ir más allá de la alabanza. Enviar una comunicación positiva a la casa o permitir que el estudiante sea reconocido por la dirección del colegio o visite un curso mayor, puede reforzar que el estudiante siga avanzando en la dirección esperada.

18. "Me di cuenta…": haga un esfuerzo para observar un comportamiento de un estudiante o el esfuerzo que ha puesto en una tarea. Por ejemplo, ‘me di cuenta de que llegaste a tiempo a clase toda esta semana’ o ‘me di cuenta que corregiste tu tarea' tiene efectos a largo plazo en el logro académico de los estudiantes.

19. Proporcionar modelos o ejemplos: comuníquele a sus estudiantes los propósitos de una evaluación y / o retroalimentación. Demuestre a los estudiantes lo que está buscando, dándoles un ejemplo de años anteriores de cómo se ve un trabajo sobresaliente, muy bueno, bueno e insuficiente. Esto es especialmente importante en los niveles de aprendizaje superiores.

20. Invite a los estudiantes a darle retroalimentación: ¿Por qué no dejar que los estudiantes le den retroalimentación sobre cómo está siendo como profesor? Deje que puedan hacerlo de manera anónima y pregúnteles:
• ¿Qué es lo que les gusta de mi clase?
• ¿Qué es lo que no les gusta?
• Si ellos estuviesen enseñando su clase, ¿qué harían de manera diferente?
• ¿Qué fue lo que más aprendieron de usted como maestro? 

Si estamos abiertos a ella, vamos a aprender muchas cosas acerca de nosotros mismos como educadores. Recuerde que la retroalimentación va en ambos sentidos, y como maestros es aconsejable no dejar nunca de mejorar y perfeccionar nuestras habilidades. 

Referencias

Asghar, A (2010) Reciprocal peer coaching and its use as a formative assessment strategy for first year students Assessment and Evaluation in HigherEducation Vol 35, No. 4.
Black, P. and Wiliam, D. (1998) Assessment and classroom learning, Assessment in Education: Principles, Policy&Practice Vol. 5, No. 1.
Brown, J. (2007) Feedback: the student perspective Research in Post-Compulsory Education Vol. 12, No. 1.
Higgins, R., Hartley, P., and Skelton, A. (2002) The Conscientious Consumer: reconsidering the role of assessment feedback in student learning. Studies in Higher Education,  27 (1).
James, M. (2006) Assessment, teaching and theories of learning, in: J. Gardner (Ed.) Assessment and learning (London, Sage).
Nesbit, P., and Burton, S., (2006), Student  justice perceptions following assessment feedback, Assessment and Evaluation in Higher education, Vol 31 No 6.
Nicol, D. (2010) From monologue to dialogue: improving written feedback processes in mass higher education, Assessment & Evaluation in Higher Education,  Vol. 35, No. 5.
Parikh, A., Mcreelis, K., and Hodges, B., (2001) Student feedback in problem based learning: a survey of 103 final year students across five Ontario medical schools. Medical Education, 35.
Poulos, A. and Mahony, M.  (2008) Effectiveness of feedback: the students’ perspective Assessment & Evaluation in Higher Education, Vol. 33, No. 2
Price, M., Handley, K. Millar, J. and O’Donovan, B. (2010) Feedback: all that effort, but what is the effect?, Assessment & Evaluation in Higher Education, Vol. 35, No. 3
Reynolds, L. (2013) Giving Student Feedback: 20 Tips To Do It Right. Accessible at http://www.opencolleges.edu.au/informed/features/giving-student-feedback/#ixzz2lwrzfThN.
Sadler, R. (1989) Formative assessment and the design of instructional, Systems Instructional Science Vol. 18.
Taras, M. (2008) Summative and formative assessment: perceptions and realities, Active Learning in Higher Education, 9, 2.
Torrance, H. (2010) Formative Assessment at the Crossroads: Conformative, deformative and Transformative Assessment. Paper presented to the annual conference of the British Educational Research Association, 6-8 September 2011.
Weaver, M. (2006) Do students value feedback? Student perceptions of tutors’ written responses, Assessment & Evaluation in Higher Education, Vol. 31, No. 3.
Wingate, U. (2010) Theimpact of formative feedback on the development of academic writing, Assessment & Evaluation in Higher Education, Vol. 35, No. 5.
The Pedagogy Research Centre (2011) Generating dialogue: an updated literature review of assessment feedback practice. Oxford Brookes University Accesible at http://www.heacademy.ac.uk/hlst/resources/detail/resources/critical-reviews/generating-dialogue.

 

Recursos asociados
 
Feedback para el aprendizaje

En esta presentación encontrarás una síntesis del contenido desarrollado en este tema.

Ver recurso

 

Temas relacionados
Cómo apoyar la producción escrita de mis estudiantes

Al aprender a escribir de diversas maneras, se involucra a los estudiantes, se extiende su pensamiento, se profundiza su comprensión y se continúa el proceso de construcción de significados.

Cómo implementar la coevaluación o evaluación de pares

La coevaluación es útil para planificar su propio aprendizaje, identificar sus propias fortalezas y debilidades, identificar áreas para acciones remediales, así como desarrollar habilidades personales y metacognitivas transferibles a otras áreas.

Cómo producir y evaluar textos multimodales

En el siglo 21 la definición de alfabetización se ha ampliado para referirse a un manejo flexible de un conjunto de capacidades en el uso y producción de textos tradicionales y las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Ser hoy en día alfabetizado supone comprender, interpretar, reflexionar y producir no sólo textos escritos en general, sino que textos multimodales en específico. De hecho, desde 2009, PISA evalúa las habilidades de lectura digital de los estudiantes (OECD, 2010).

Cómo transformar la auto - evaluación en una herramienta de aprendizaje

La auto-evaluación se convierte en un instrumento muy valioso cuando logramos convertirla en una herramienta de aprendizaje, ya que es uno de los procesos clave en la autorregulación del aprendizaje de los estudiantes.

Evaluación de la creatividad

El desarrollo de ideas nuevas y productos originales es una característica humana presente desde el comienzo de nuestra historia. Las nociones de 'inspiración', 'tener una idea', 'originalidad', 'genialidad', 'solución de problemas', 'imaginación' se asocian a esta capacidad, la cual no se limita a las expresiones artísticas o el trabajo de bailarines, cantantes, músicos, pintores, escultores, escritores, poetas o actores, sino que es una capacidad que todos los seres humanos poseemos.

Registro de hechos significativos

Esta técnica no solo es un elemento valioso para conocer en profundidad a los estudiantes y complementar las evaluaciones de carácter interrogativo o los test, es también una muy buena técnica de reflexión docente respecto de la propia práctica. Tal como cualquier instrumento o técnica, deben ser complementados con otro tipo de observaciones, registros y métodos para poder evaluar de manera adecuada y profunda el progreso de los estudiantes en cada ciclo escolar.