"El profesor va a actuar en un sistema injusto"
Fotografía color de medio cuerpo de una niña vestida de escolar

"... el profesor es un hombre que me hace ver a mí en qué consiste ser un ser humano y que me va a enseñar a mí -no importa la disciplina que él me enseñe- que yo niño, que estoy con él, y él que está conmigo, que él y yo nacimos para hacer un mundo mucho mejor del que tenemos ahora..."

.

Fotografía a color del rostro de Gabriel Castillo

"... el profesor es un hombre que me hace ver a mí en qué consiste ser un ser humano y que me va a enseñar a mí -no importa la disciplina que él me enseñe- que yo niño, que estoy con él, y él que está conmigo, que él y yo nacimos para hacer un mundo mucho mejor del que tenemos ahora..."

.

Fotografía color de pequeños alumnos sentados al interior de la sala de clases

"Cuando yo me comunique con mis alumnos no debo emplear palabras que él no conoce. En el momento en que utilice la palabra que él no usa tengo que explicársela de inmediato con las palabras que maneja él. Y me lo va a agradecer porque yo le di un regalo, le di otra manera de decir las cosas viejas... En el modo de sentir las palabras usted humaniza al otro".

.

2º parte de la entrevista a Gabriel Castillo. Nos cuenta acerca de la igualdad en la educación y nos da algunas recomendaciones para crear un mundo mejor.

¿Qué ha pasado con la formación docente en todo este tiempo....?

No es llegar y contestar porque son muchos años... y me habla de la formación de profesores y yo tengo 35 año de profesor de la Universidad Católica y acá desde el 69... me ha tocado formar profesores en todo este largo tiempo... El asunto central es que el profesor va a actuar en un sistema que al interior tiene muchas injusticias y él no siempre las sabe. Por tanto se forma honestamente, trata de conocer bien el determinado saber, una condición básica para ser un buen profesor. Aquél que hace clases sin conocer sobre su saber está cometiendo una barbaridad y está siendo injusto. Pero conocer el saber no significa manejar información sino ser un exponente del saber que se sabe. Y por eso yo le señalaba la dificultad de la pregunta, porque a los profesores los forman como expertos en saberes, pero no como dueños de ese saber.

¿Qué los convierte en dueños del saber?

Eso es costoso y tiene que aprenderlo de maestros. Tiene que haber alguien frente a usted que no solamente es un experto en información, sino un hombre que le muestra a usted cómo con esa información se puede construir la justicia. Si usted quisiera formar profesores mañana lo que le debe quedar muy claro al postulante es que él nació para cumplir la justicia, que todo ser humano nació para eso. Y por tanto su gran preocupación al querer formarse como profesor va a ser: ¿cómo se construye más justicia con lo que yo voy a aprender ahora? Y lo que yo tengo que aprender es que cuando yo nazco no lo sé y tengo que ir aprendiéndolo. Cuando él llega a la conclusión de que él nació para hacer una sociedad en la que cada persona pueda vivir según la dignidad que tiene, ese profesor intentará ser él mismo actor de justicia e intentará ayudar a otro a vivir según esa dignidad. Si usted encuentra a un ser humano que tenga claro esto, ése está ni que pintado para ser profesor.

Usted es profesor de lenguaje, ¿cómo se construye justicia en Lenguaje, por ejemplo?

Si hay una cosa que al que lee la Biblia le llama siempre la atención es ¿cómo fue eso de que Dios hizo el mundo en tantos días?, como siempre preguntan los niños. Y preguntan qué hizo primero y qué hizo después y se puede ir aprendiendo. Pero yo siempre le digo a la gente que vuelva a leer, porque no leyó bien. La Biblia dice claramente: "Y dijo Dios....". ¿Usted cree que esto era una introducción? No. Es que sin palabras no se puede cambiar el mundo, no se puede hacer otro mundo...

En la medida en que el alumno que usted tiene puede entender que el manejo del lenguaje es una condición vital de la condición humana, porque así como el Yaveh de la Biblia pudo construir el mundo a partir del lenguaje, yo puedo construir un mundo más humano y más justo a partir de mi lenguaje.

Cuando yo me comunique con mis alumnos -salvo en casos muy necesarios- no debo emplear palabras que él no conoce. Esto es una expresión respetuosa con ellos. En el momento en que utilice la palabra que él no usa habitualmente yo tengo que explicársela de inmediato con las palabras que maneja él. Y me lo va a agradecer porque yo le di un regalo, le di otra manera de decir las cosas viejas... En el modo de sentir las palabras, en el modo de comunicarle al otro el sentir de las palabras, en todo eso usted humaniza al otro.

Y, por lo tanto, construye justicia

Efectivamente, el profesor es un hombre que me hace ver a mí en qué consiste ser un ser humano y que me va a enseñar a mí -no importa la disciplina que él me enseñe- que yo niño, que estoy con él, y él que está conmigo, que él y yo nacimos para hacer un mundo mucho mejor del que tenemos ahora. No son tantos los profesores los que usted necesita, como el maestro que usted necesita. Aquel que sin hablar con usted le muestra caminos. El maestro que quiere que el niño participe en la construcción de la justicia, porque sabe que el niño nació con ese propósito. Si usted tiene esas dos condiciones, ya tiene un maestro.

¿Son dos?

Le falta la tercera. Lo que va a generar la relación. Porque la clase es un momento en que se conversa sobre un saber. Sobre un saber que se comparte, los niños tienen mucho saber que el maestro no tiene y con el que van haciendo un saber en conjunto.

Uno de los grandes males que tiene el sistema escolar es que es un sistema que enseña cosas, más que suscitar aprendizajes. Enseñar tiene que ver mucho con mostrar. Cuando uno dice "enséñeme ese anillo", le está diciendo que le muestre el anillo. Pero aprender qué es eso, ¡ah! requiere de más tiempo. Tomarlo en mi mano, mirarlo por todas partes, después de que lo tomo, de que me lo trato de poner, usted comienza a explicar cuándo se usa, para qué se usa... y ahí tenemos un diálogo entre los dos.

La misión del maestro es "yo te voy a enseñar a ti lo que yo sé", pero necesito saber en qué nivel estás tú, dónde estás, o de otra manera cómo podría producirse una conversación entre los dos, en que tú hablaras y yo hablara y los dos valiéramos. Significa que me pueda decir hablando o mirándome que no ha entendido. O que después de que hago un trabajo con él me doy cuenta de que no entendió. Lo que significa que no estoy haciendo bien las cosas. Porque mi misión es que él aprenda y si él no aprende yo no estoy haciendo bien las cosas... Digamos que es la evaluación triste que se hace uno cuando hace clases.

¿El fracaso del maestro?

Es una evaluación triste. Porque se pueden arreglar las cosas si uno se da cuenta a tiempo y sobre todo si le pide ayuda a los niños. Porque los niños les dicen a usted: "No entiendo esto" y entonces usted intenta explicarle e intenta seguir más adelante: "¿aquí no entiendes?- "no", usted camina más, "¿Ahora sí? - "cerca"... hasta que de repente dice: "Ya entendí". A partir de esto estoy en condiciones de empezar a construir de nuevo.

Yo suelo contar la vez en que yo quise enseñar una cosa un poco tonta y los niños, como era natural, como seres humanos que no tienen que pasar un determinado programa, sino que quieren aprender a vivir y aprender algo útil, entendieron que yo estaba "pasando la materia"... Hasta que alguien se atrevió y dijo: "la verdad es que ese ejemplo no me queda claro, entiendo lo que usted quiso decir, pero ¿habrá un ejemplo mejor?".

¿Qué estaban viendo?

Yo estaba tratando de explicar lo que era una estrofa llamada lira, a usted le parecerá muy absurdo, pero cuando uno no tiene conciencia enseña cosas sin mayor importancia. El primer ejemplo que puse fue justamente una estrofa en que aparecía la palabra lira: "Si de mi baja lira tanto pudiese el son...", empezaba el poeta y a mí me pareció que era bueno, pero aquel que no era profesor de castellano y no tenía el menor interés en serlo, sino que quería ser un hombre o una mujer, tenía derecho a preguntar: "¿hay algo con lo cual yo pueda aprender mejor?".

Y yo dije: " tengo mejor. Recuerden la Oda a la vida retirada de Fray Luis de León", que ya era un nombre más resonante y que gusta, porque es como estar un rato en el campo, salir de la ciudad : "Qué descansada vida/ la del que huye del mundanal ruido/ y sigue la escondida senda/ por donde han ido/ los pocos sabios que en el mundo han sido"...Ciertamente que era mejor que la otra... Y después le dicen: "Uno más, otro ejemplo de estrofa". Y yo cito: "Mil gracias derramando/ pasó por estos sotos con presura, /y, yéndolos mirando, /con sola su figura / vestidos los dejó de hermosura" (Cántico Espiritual ). Y dicen ellos: "Esto sí", los otros dos no estaban anotados siquiera, ahora sí, ahora anotamos... veamos eso que usted está diciendo. Analicemos: "¿qué son estos sotos?, no sabemos" -son árboles pequeños-. Son árboles los que le contestan... a una mujer.. Nadie sabe explicar dónde está ese hombre, que ella busca, entonces decide preguntarle a las cosas (las creaturas) y son los árboles los que le contestan y le dicen: "Ah, tú preguntas por fulano de tal, ése... pasó lamentablemente rápido, porque si a usted le dicen que pasó mil gracias derramando era que estaba bien... sin hablarles, sin decirles una palabra.. por el sólo hecho de ser él quien era, los hemoseó..."

Y los alumnos preguntan: "¿podrá existir un ser así?". Y en eso entro yo: "Sí, hombre o mujer, cuando uno se enamora..." y de ahí para adelante nos vamos y la famosa clase de la lira se fue al agua. Y por qué se fue al agua, porque ellos le expresaron al pobre profesor que empezaba a hacer clases que había cosas que eran mucho más importantes que las que él tenían en su cabeza. Son los niños los que le muestran a usted sus errores y así le muestran el camino. Yo estaba dándole un cierto orden a mi manera de plantear las cosas y a ese caballero (San Juan de la Cruz) lo tenía más al final. Pero no. Ahora entiendo que me dijeron: "No es mucho el tiempo que tenemos para vivir y para construir la justicia. No. De lo que usted tiene que enseñarnos elija: ¡¿Qué de lo que usted sabe nos lleva más luego a lo fundamental, qué de lo que usted sabe nos muestra los caminos de producir la dignidad en la gente?!".

<---- volver / / seguir leyendo----->